El 'brexit', en la cuerda floja

12 de marzo de 2019 06:06 Compartir
 La primera ministra británica, <strong><a href=Theresa May durante la rueda de prensa que ofreció junto al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker el 11 de marzo de 2019 en la sede del Parlamento Europeo, en Estrasburgo (Francia).
EFE/Patrick Seeger ' src='http://mm.servidornoticias.com/photos/w_850/cf3/695/2943b_may.jpg' width='850' height='461'>

La primera ministra británica, Theresa May durante la rueda de prensa que ofreció junto al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker el 11 de marzo de 2019 en la sede del Parlamento Europeo, en Estrasburgo (Francia).
EFE/Patrick Seeger

Estrasburgo (Francia)/Londres (EuroEFE).- El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y la primera ministra británica, Theresa May, anunciaron este lunes el acuerdo de un instrumento legalmente vinculante a modo de 'póliza de seguros' para resolver sus diferencias sobre la salvaguarda irlandesa, aunque según el abogado del Gobierno británico, Geoffrey Cox, el 'riesgo legal' sobre salvaguarda irlandesa no ha cambiado.

'Como las pólizas tradicionales, no tiene por qué usarse (...) Pero si una de las partes actuase de mala fe, la otra tendría una vía de salida', explicó Juncker en una rueda de prensa junto a la 'premier' británica a altas horas de la noche en Estrasburgo.

 

Un balón de oxígeno para May

Se trata de un avance para la primera ministra conservadora, que este martes tratará de conseguir el visto bueno de la Cámara de los Comunes, que se frustró en el primer intento por falta, precisamente, de aclaraciones sobre los términos de la salvaguarda.

Al mismo tiempo, no implica, según Juncker, reabrir el acuerdo alcanzado entre las partes para el divorcio, una línea roja para los Veintisiete.

'Es una póliza de seguros', dijo Juncker, quien insistió en que el nuevo instrumento 'complementa el acuerdo sin reabrirlo'.

Por su parte May, que este martes tendrá que defender en Londres su acuerdo revisado, explicó que lo que se ha añadido es 'jurídicamente vinculante, que es lo que pidió el Parlamento británico'.

 

En las últimas semanas, los líderes de la UE habían descartado reabrir el texto del acuerdo y rebajar el alcance de la salvaguarda, que en opinión de Bruselas protege los acuerdos de paz de 1998, que no permiten levantar una frontera entre las dos Irlandas, así como la integridad del mercado único.

Los euroescépticos británicos creen, sin embargo, que ese mecanismo dejará al Reino Unido integrado en las estructuras de la UE hasta que se firme un nuevo acuerdo comercial, lo que puede tardar años, y eso dificultará negociar tratados comerciales con terceros países.

¿Será suficiente para lograr el voto del Parlamento británico?

Con el nuevo instrumento, que da más garantías a las partes en sus reivindicaciones, May espera conseguir este martes el respaldo que no obtuvo en su primer examen ante el Parlamento británico, hace dos meses.

'Con estos cambios vinculantes queda claro que (la salvaguarda) será temporal y que si se aplicase pues también garantizamos alternativas como también pidió el Parlamento', añadió May.

Por su parte, Juncker quiso dejar claro que no habrá 'tercera oportunidad' si la 'premier' británica vuelve a fracasar en la Cámara de los Comunes.

'No vamos a negociar más, yo creo que he sido muy claro', dijo el presidente del Ejecutivo comunitario, quien añadió que si este martes mismo May consigue apoyos empezarán 'inmediatamente' los contactos para diseñar la futura relación entre la UE y Reino Unido como tercer país.

'O este acuerdo o no habrá brexit', dijo Juncker, quien dijo que en manos de los parlamentarios británicos hay 'una gran responsabilidad'.

Geoffrey Cox: el 'riesgo legal' sobre salvaguarda irlandesa no ha cambiado

 Los nuevos textos del 'brexit' acordados el lunes entre Londres y Bruselas 'reducen el riesgo' de que el Reino Unido permanezca indefinidamente en la polémica salvaguarda irlandesa, pero el 'riesgo legal' permanece 'sin cambios', según el el abogado del Gobierno británico, Geoffrey Cox.

Los nuevos textos acordados son: Un 'instrumento legalmente vinculante', que deja claro que la salvaguarda o 'garantía' no está diseñada para ser permanente; y un suplemento añadido a la Declaración Política (documento separado al acuerdo de retirada), por el que el Reino Unido y la UE se comprometen a acelerar la negociación sobre su futura relación comercial.

El tercero es una 'declaración unilateral' del Reino Unido que reafirma su poder soberano para abandonar la salvaguarda si las negociaciones sobre la futura relación no prosperasen.

De acuerdo con el asesoramiento legal de Cox, los textos 'reducen el riesgo de que el Reino Unido pueda quedar indefinidamente e involuntariamente dentro' de la salvaguarda.

'No obstante, el riesgo legal permanece sin cambios' puesto que el Reino Unido no tendría medios legales para salir de la salvaguarda sin el visto bueno de la UE.

Tras conocerse este opinión, el portavoz del 'brexit' del Laborismo, Keir Starmer, tuiteó para recalcar que el abogado 'ha confirmado que no hay cambios significativos' en el acuerdo de retirada a pesar de los nuevos documentos legales acordados. 

'La estrategia del Gobierno está ahora hecho trizas', afirmó.

 

Para que el acuerdo pueda superar el trámite parlamentario, la jefa del Gobierno necesita el apoyo de la mitad más uno de los 634 diputados que votarán al término de un debate sobre el 'brexit'.

El acuerdo original de retirada había sido rechazado en los Comunes el pasado 15 de enero por 432 votos en contra y 202 a favor.

La decisión que tomen los diputados determinará el camino que seguirá el proceso de salida del Reino Unido de la UE, cuya fecha está fijada para este 29 de marzo, casi tres años después de que los británicos votasen a favor del 'brexit' en un referéndum.

Por Lara Malvesí y Viviana García (edición: Catalina Guerrero)

Para saber más: 

► Declaraciones de la Comisión Europea (CE) en las negociaciones sobre el 'brexit'

Fuente: EuroEFE >> lea el artículo original