El economista, especialista en tributación, Fabián Medina, sostuvo que el Gobierno marca un incoherencia al decir que pretende bajar la inflación, pero a su vez es el responsable de subir los rubros que fueron los más inflacionarios en los últimos meses.

“Están hablando de querer bajar si o si la inflación, pero lo que más sube son los servicios de gas, de transporte, todos los servicios regulados”, explica en diálogo con El Intransigente, el especialista.

Datos

El Indec dio a conocer ayer la inflación correspondiente al mes de octubre que fue del 5,4%, un punto menos que la del mes anterior que fue del 6,5%. En lo que va del año el IPC ya es del 39,5% y si se lo mide con el mismo mes del año anterior es de 45, 9%.

“El punto menos no mueve el amperímetro, la inflación se sigue dando como contradicción del Gobierno”, explica el especialista, al contar que los rubros que más crecieron fueron en septiembre el transporte, y en octubre lo que respecta a Vivienda, gas, y electricidad, entre otros servicios.

¿Por qué?

Según el especialista el Gobierno comete una serie de errores por los cuales no pudo frenar la inflación y frenar la recesión, por un lado, critica la liberación en el precio de combustibles que comenzaron con aumentos mensuales y actualmente ya son quincenales, y por otro lado, cuestiona que la gestión no exija la liquidación de exportaciones para contrarrestar la falta de dólares, y la posterior devaluación.

Recesión

El economista desmintió que la recesión termine en marzo como adelantan algunos funcionarios, sino que el especialista vaticina que al menos hasta los meses de julio y agosto habrá una “recesión fuerte”.

Al ser consultado acerca de cómo cree que puedan afectar las elecciones presidenciales, Medina cree por más que el Gobierno haga lo posible para reactivar la economía la inflación va a ser “al menos” del 42% o del 45% en el 2019.

“En la matriz económica argentina el 80% es el mercado interno, el consumo, un 7% las exportaciones, y el resto debería ser inversion”, recuerda el economista, quien aclara que con la pérdida de entre un 10% y un 15% del poder adquisitivo de los trabajadores “se reduce el mercado total”, lo que genera un mayor desempleo, y diversos índices negativos de la economía como los que se vieron hasta ahora.
 

Fuente: El Intransigente >> lea el artículo original