Con un despliegue sin precedentes para la TV actual, la nueva tira de Pol-ka mezcló hábilmente una trama de época interesante, aunque trillada, y actuaciones de primer nivel

Que la TV argentina atraviesa un período de crisis sin precedentes tanto a nivel creativo como en lo referente a la producción de nuevas ficciones, es algo que se refleja en las planillas de rating a diario.
Canales que compiten por décimas de puntos, proliferación de culebrones turcos de bajo presupuesto, programas de entretenimientos con premios pobrísimos y cuestionarios de bajo nivel: todo un símbolo de la decadencia del país, y del mundo en general.
Atrás quedaron los tiempos de Los Simuladores y 099 Central, por poner dos ejemplos.

Fuente: Diario Popular >> lea el artículo original