El Código de Faltas de San Juan es contundente.
Castiga con penas de arresto y multas a las personas que infieran en faltas en la vía pública, esto implica que no se puede hacer lo que está especificado en este documento.
Precisamente, en el Artículo 124 del mencionado código, hace mención a la prostitución escandalosa.

Manifiesta lo siguiente: 'La persona de cualquier sexo que individualmente o en compañía, moleste o dé ocasión a escándalo, se exhiba, ofrezca, incite, realice señas o gestos provocativos a terceros en lugar público, abierto o expuesto al público, con el propósito de mantener contactos o prácticas sexuales será sancionada, conjunta o alternativamente, con pena de instrucciones especiales, prohibición de concurrencia y/o arresto de hasta veinte (20) días'.




La argumentación que realizan los/as ofertantes sexuales en las calles sanjuaninas (que comprenden especialmente calle Córdoba, en inmediaciones con Güemes) pone foco en el trabajo que realizan, pero aun así, existe otro artículo que hace mención al respecto.


Se trata del Artículo 183, que habla del uso indebido de los espacios públicos, que refiere a que en la vía pública no se pueden realizan prácticas de algún tipo (como comercial) sin la autorización de las autoridades competentes.
Este expresa: 'El que haga uso, ejecute obras, desarrolle actividades en la vía pública, espacios públicos o privados de uso común, en forma provisoria o definitiva, sin autorización y/o habilitación de autoridad competente será sancionado, conjunta o alternativamente, con pena de multa de hasta tres mil jus (3.000 J), demolición de la obra, trabajos de utilidad pública y/o arresto de hasta quince (15) días; sin perjuicio de la reparación o demolición de la obra que a cargo del responsable podrá ser ordenada por el juez'.

Fuente: San Juan8 >> lea el artículo original