El trabajo que fue realizado por la Dirección de Investigaciones de ASAP se presentará, a las 9.30, en la sede de la entidad ubicada en Av.
Belgrano 1370 de la Ciidad de Buenos Aires.

La actividad contará con la presentación del informe por parte de Graciela La Ruffa a cargo de la coordinación por ASAP del estudio y las exposiciones de Sergio Carpenter; Raúl Gaya y Carlos Martínez, autores de la investigación.

Los autores destacaron en su investigación que el Sistema Previsional argentino comenzó a revelar sus falencias desde la década del setenta, debido a la baja tasa de sostenimiento, esto es, un elevado segmento pasivo en relación al número de aportantes en actividad por una combinación de envejecimiento poblacional y creciente informalidad laboral.

El relevamiento comprende desde la experiencia surgida en 1993 con la Ley 24.241, que creó el Sistema Integrado de Jubilaciones y Pensiones (SIJP), por el cual el Sistema público fue reemplazado por uno mixto, combinando prestaciones de capitalización y de reparto.

También analiza el financiamiento afectado por el gasto extraordinario que significó el traspaso de los resultados financieros de once cajas jubilatorias provinciales, eminentemente deficitarias, a la órbita de la Nación, y la creación en 2008 del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) tras la derogación del esquema mixto.

Los autores -quienes plantean unos 15 puntos a abordar para la sostenibilidad del sistema- señalaron que ningún régimen de pensiones contributivo (sea de reparto, capitalización colectiva o individual) puede garantizar a largo plazo pensiones generosas y generalizadas si hay baja densidad de cotizaciones, producto de la informalidad e inestabilidad laboral.

Fuente: Télam >> lea el artículo original